Mi Cuenta CDI

Intelectuales árabes reunidos en Londres defienden el fortalecimiento de las relaciones con Israel

Centro Deportivo Israelita, A.C.

Decenas de representantes de la sociedad civil árabe de quince países se reunieron en Londres la semana pasada para una notable conferencia de dos días en la que se pidió el fin del aislamiento de Israel en el mundo árabe.

Llamándose a sí mismos Consejo Árabe para la Integración Regional, los miembros del recién establecido foro han repudiado el movimiento de BDS contra el Estado judío, afirmando que los esfuerzos para impedir la normalización entre sus respectivas naciones e Israel han causado más daño que bien.

“Los árabes son las primeras y únicas víctimas del boicot”, dijo el abogado egipcio Eglal Gheita a los asistentes.

Varios de los 32 participantes iniciales tomaron un riesgo significativo al participar, y a pesar del énfasis de la conferencia en la construcción de lazos, no había israelíes presentes, una medida tomada para evitar que los asistentes fueran procesados por confraternización.

Gheita y el periodista árabe Mostafa El-Dessouki explicaron que creían que “el boicot a Israel y a su pueblo solo ha fortalecido a ambos, al tiempo que ha causado un gran daño a los países árabes y no solo a los palestinos, y que por el bien de la región, ya ha pasado mucho tiempo para avanzar hacia una era después del boicot”.

Los árabes, afirmaron, “perdieron los beneficios económicos de formar alianzas con israelíes, como la obtención de tecnología de desalinización, y el boicot impidió que los árabes resolvieran las tensiones entre israelíes y palestinos y empoderó a los partidarios de la línea dura como Hamas, al tiempo que marginó a los palestinos que luchan justa y pacíficamente por construir instituciones para un futuro Estado. Peor aún, el boicot regional a Israel se convirtió en un modelo para excluir y marginar a la oposición en el mundo árabe. Las divisiones étnicas y sectarias se endurecieron, acelerando la desintegración de Siria, Irak, Libia y Yemen”.

Aunque los miembros del movimiento admiten ser marginales dentro de sus propias sociedades, con solo dos políticos (uno actual y otro anterior) presentes, expresaron su esperanza de que su posición finalmente influyera en el pensamiento de sus contemporáneos.

También rechazaron el establecer relaciones diplomáticas completas antes del final del conflicto israelí-palestino.

Si bien en algunas partes del mundo árabe ha habido una apertura cada vez mayor al compromiso con Israel, también ha habido un endurecimiento de las actitudes en otras partes.

En marzo, el ministro de Estado de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash, pidió un cambio estratégico en los vínculos entre Israel y el mundo árabe, diciendo que la decisión del mundo árabe de boicotear al Estado judío, adoptada hace décadas, había sido un error y argumentando que el boicot árabe ha complicado los esfuerzos para encontrar una solución al conflicto israelí-palestino. En junio, el Ministro de Asuntos Exteriores de Bahrein, Khalid bin Ahmed al Khalifa, dijo que su país reconoce el derecho de Israel a existir, sabe que está allí para quedarse y quiere la paz con él.

Los lazos con Jordania, que firmó un acuerdo de paz con Israel en 1994, también se han visto tensos en los últimos años, cuando el primer enviado del reino a Israel declaró recientemente que el acuerdo debería ser reexaminado porque Jerusalem podría estar planeando una expulsión masiva de millones de palestinos.

Uno de los participantes en la conferencia de esta semana fue el sobrino homónimo de Anwar Sadat, el presidente egipcio que firmó el primer tratado de paz árabe con Israel en 1979. Y mientras abogaba por un nuevo enfoque hacia Israel, también condenó duramente a Israel por cómo trata a los palestinos y su apoyo al actual régimen autocrático en Egipto.

Sadat dijo que estos factores contribuyeron al cociente de culpabilidad egipcia en su tratado de paz con Jerusalem.

El-Dessouki y Gheita afirmaron que poco antes de la conferencia, los funcionarios egipcios advirtieron a varios miembros del Consejo Árabe que no asistieran. Eso es correcto: Egipto, un aliado de Estados Unidos formalmente en paz con Israel, trató de bloquear un paso hacia una paz más amplia.

Sin embargo, continuaron: “Estamos decididos a impulsar la cooperación entre el mundo árabe e Israel, firmes en nuestra convicción de que los beneficios de la asociación deben reemplazar los estragos de la exclusión”.