Mi Cuenta CDI

Países árabes admiten a Israel en una alianza regional

Centro Deportivo Israelita, A.C.

El Foro de Gas del Mediterráneo Oriental, que cuenta con Egipto, Jordania y la  Autoridad Palestina como miembros, podría servir como nivel para presionar a Israel e interferir con el desarrollo energético nacional.

El anuncio esta semana de que muchos de los países del Mediterráneo oriental, incluido Israel, acordaron establecer un foro para crear un mercado regional de gas es un acontecimiento histórico para Israel. No solo crea un marco para desarrollar la energía de la región, sino que marca la primera vez que Israel es admitido en un grupo regional que le otorgará un estatus oficial en el mundo árabe.

El Foro del Gas del Mediterráneo Oriental, anunciado después de una reunión en El Cairo, apunta a “crear un mercado regional del gas que sirva a los intereses de sus miembros al garantizar la oferta y la demanda, optimizar el desarrollo de recursos, racionalizar el costo de la infraestructura, ofrecer precios competitivos y mejorar las relaciones comerciales, entre otras metas”, anunció el Ministerio de Petróleo de Egipto.

Además de Israel, el grupo incluye a Egipto, Chipre, Grecia, Italia, Jordania y la Autoridad Palestina. La declaración dijo que otros países del Mediterráneo Oriental podrían unirse al foro más tarde, una pista de que el Líbano podría convertirse en miembro.

El foro es parte de los esfuerzos para transformar la región en un importante centro de energía. Pero desde el punto de vista de Israel, también marca una importante victoria geopolítica en sus esfuerzos por convertirse en un miembro aceptado de Medio Oriente, donde ha estado casi aislado durante los últimos setenta años.

Yuval Steinitz, el primer ministro de energía israelí, quien visitó Egipto desde el levantamiento de 2011 que derrocó al presidente Hosni Mubarak, dijo en una entrevista en el marco de la reunión. “Israel está exportando gas natural al mundo árabe y también a Europa; esto es algo que parecía un sueño o una fantasía hace solo diez o quince años”, se jactó.

De hecho, Israel ya ha comenzado a integrarse en el mercado regional del gas. En septiembre, Israel y Egipto compraron una participación del 39 por ciento en el gasoducto de EMG, allanando el camino para un acuerdo de exportación de gas natural de quince mil millones para este año. También está exportando gas a Jordania y a la Autoridad Palestina.

Además, los términos del foro ofrecerán a Israel cierta protección contra los movimientos unilaterales de los estados miembros que perjudican sus intereses energéticos, como la decisión de Egipto de finalizar un contrato para suministrar gas natural a Israel. Esa protección es importante para Israel, ya que sus exportaciones de gas a Jordania y la Autoridad Palestina no son políticamente populares en las calles jordanas y palestinas.

Sin embargo, la membrecía en el foro también conlleva una serie de desventajas para Israel.

Por un lado, podría usarse como una forma de presionar políticamente a Israel, aunque se haría de manera indirecta y silenciosa, ya que el mandato del foro se limita a temas energéticos. En particular, la Autoridad Palestina podría explotar su membrecía en la organización para socavar la creciente cooperación política y de seguridad de Israel con Egipto.

El foro y el comité de sus miembros para garantizar el suministro podrían presionar a Israel para que permita el desarrollo del campo de gas en alta mar de la Marina de Gaza, que se encuentra fuera de la Gaza gobernada por Hamas.

En un movimiento controvertido en ese momento, Ehud Barak, cuando era primer ministro israelí, cedió los derechos sobre el gas. Sin embargo, después de que British Gas descubrió 30 mil millones de metros cúbicos de reservas allí en 2000, Israel bloqueó el desarrollo debido a la preocupación de que las ganancias del gas podrían fluir a las organizaciones terroristas.

Otro problema es el potencial del foro para atar la mano de Israel con respecto al futuro desarrollo de gas. Egipto está apuntando a ser el centro del mercado regional emergente, lo que lo convertiría en el miembro más poderoso del grupo.

Pero muchas personas en la industria energética israelí dicen que Israel no debería tolerar esa posición, y debería garantizar su independencia, entre otras cosas, desarrollando su propia capacidad de exportación. Por ejemplo, Israel podría construir terminales para licuar el gas natural en lugar de enviar el gas a las plantas egipcias de GNL.

La idea de una instalación de GNL israelí no ha sido objeto de una seria discusión por parte de Israel, pero si lo hiciera, podría enfrentarse a las afirmaciones de Egipto de que dicha instalación viola los términos del foro, lo que lleva a un llamado a la expulsión de Israel.

El foro también podría dar a El Cairo algo que ver con el gasoducto East Med propuesto para dos mil kilómetros (mil 243 millas), que se extenderá desde Israel y Chipre a Grecia e Italia para exportar gas israelí y chipriota a Europa. Steinitz dijo a Reuters esta semana que esperaba firmar un acuerdo de construcción para el gasoducto “dentro de unas semanas”.

El gasoducto no es algo seguro debido a los costos y los desafíos de ingeniería que propone, pero Egipto puede aprovechar el foro para exigir que todo el gas israelí con destino a Europa pase por sus plantas de GNL en lugar de por el gasoducto.

El interés de Egipto en el foro es claro: para garantizar su estatus como el jugador más influyente. Pero Israel debe garantizar que los beneficios geopolíticos que está obteniendo no hagan que ignore sus intereses económicos.