Mi Cuenta CDI

Keren Kayemet LeIsrael. Luchando contra los cometas de fuego

Centro Deportivo Israelita, A.C.

¿Puede algo más que una cometa, grande, de colores brillantes, elevándose en el cielo, con un niño radiante agarrando su larga cuerda, evocar el optimismo y la alegría de vivir? En las últimas semanas en la frontera con Gaza, los cometas se han convertido tristemente en un arma en manos de violentos manifestantes de Gaza que intentan incendiar los bosques y campos israelíes.

Las comunidades israelíes y los bomberos de Keren Kayemet LeIsrael, están trabajando arduamente para apagar los incendios provocados por los habitantes de Gaza, que vuelan cometas cargadas de materiales inflamables. Los incendios han causado a los agricultores millones de shekels en daños y se han extendido a los perímetros de los kibutzim poniendo sus vidas en peligro.

El olor a humo que nos asalta por todos lados y el sonido de los drones y cuadricópteros sobrevolando sobre nuestras cabezas, presentan un fuerte contraste con la atmósfera pastoral de esta zona rural. Pero así es como es la vida aquí, donde la chispa más pequeña puede encender una gran conflagración.

“En lugar de disfrutar de la agradable brisa que sopla del mar por las tardes, nos vemos obligados a hacer frente a decenas de incendios causados ​​por cometas que transportan sustancias inflamables; en el último mes y medio han estallado más de 260 incendios y alrededor de 210 hectáreas de bosques han sido quemados, sin incluir las tierras de labranza que se han convertido en humo”.

“Para un granjero, ver sus campos quemarse, son puñaladas directas al corazón, de una manera que nadie más puede entender. Se produce una gran cantidad de daño financiero, meses de trabajo se convierten en humo y es muy triste”. En la entrada a Nahal Oz, un campo adyacente a la valla del kibutz fue quemado. Si los bomberos no hubieran logrado rápidamente controlar el fuego, el kibutz mismo podría haber sido dañado.

Un gran campo de trigo adyacente al Kibutz Mefalsim se quemó hace una semana. En el otro extremo hay un campo de girasoles, que no se dañaron. Sus grandes flores, cuelgan sus cabezas como si ellos también estuvieran tristes por la destrucción.

No muy lejos, al lado del Kibutz Kfar Aza, otro campo se incendió, pero un tractor que trabaja en el lugar hoy muestra que la vida continúa, un símbolo de la negativa de los agricultores israelíes a ceder a la desesperación.

Keren Kayemet LeIsrael ha estado ofreciendo apoyo continuo a muchas de las comunidades fronterizas de Gaza a través de una variedad de proyectos de construcción, infraestructura, agricultura, agua, medioambiente, turismo y seguridad. Los amigos de Keren Kayemet en todo el mundo están constantemente involucrados en la promoción de estos objetivos vitales. Ahora, junto con las FDI y la Autoridad de Bomberos y Rescate de Israel, KKL también se ha alistado en la batalla contra los incendios: sus equipos de lucha contra incendios conocen bien el área y, gracias a las donaciones de sus amigos en todo el mundo, están equipados con camiones de bomberos adecuados para el terreno local.

Uno de los mayores incendios en el área tuvo lugar en el bosque de Beeri, enardecido por tres cometas incendiarios lanzados desde la Franja de Gaza. No hubo víctimas humanas, pero el bosque fue severamente dañado. Dos de las docenas de papalotes que han aterrizado localmente cuelgan a la entrada de este kibutz. Cualquier niño estaría encantado de salir con un padre para volar una cometa como estas improvisaciones de Gazan, en las que se han extendido grandes hojas de nylon sobre ramas atadas a mano, terminando en una cola que consiste en tiras de periódico en árabe. Tal creatividad sería digna de admiración si no estuviera dirigida principalmente al terrorismo y la destrucción.

Los vigilantes de fuego en la torre tienen más trabajo que nunca en la actualidad, y necesitan permanecer constantemente en alerta. Todos los días se producen varios incendios en la región y, en muchos casos, los vigías son los primeros en detectar el humo. El tiempo es esencial en estas situaciones, y la rápida llegada de los bomberos a la escena es la clave para controlar los daños y evitar que las llamas se propaguen.

Sin embargo, los equipos profesionales de lucha contra incendios no se enfrentan solos a las llamas: un gran número de residentes locales ofrecen voluntariamente su ayuda y participan en la batalla para mantener sus hogares seguros. “Cada vez que se produce un incendio, los residentes locales salimos y ayudamos a apagarlo de cualquier manera que podamos. Al final del día, generalmente conseguimos detener las llamas y mantener el daño al mínimo”.

Los profesionales de Keren Kayemet LeIsrael ya han comenzado a evaluar el daño sufrido por los bosques y las áreas abiertas y elaboran una estrategia de rehabilitación: ¿dónde se requiere intervención y dónde se puede dejar que el bosque se regenere naturalmente? ¿Qué árboles necesitan ser cortados y quitados y qué daños necesitan ser remediados inmediatamente para prevenir el peligro a los visitantes? Las rutas a través del bosque, senderos y bicisendas, también deberán repararse y restaurarse.
“Tenemos un área muy grande para rehabilitar. Tomará muchos años restaurar las cosas como estaban antes y recrear hermosos bosques bien establecidos en la misma escala”.

Solo podemos esperar que los cometas dejen de ser armas y vuelvan a su estado anterior como juguetes para niños, y que los residentes de ambos lados de la frontera puedan disfrutar de campos fértiles y bosques verdes.

¡Keren Kayemet LeIsrael, provocamos transformación ambiental!

Fuente: http://www.kkl-jnf.org/about-kkl-jnf/green-israel-news/may-2018/kite-terror-south/